El manual del ocio según Bongo Stingo (diarios regionales de El mercurio)

El vilipendiado periodista Bongo Stingo nos cuenta en una breve entrevista a los diarios regionales de El Mercurio de su sufrida historia de vida y de su motivación para trabajar en “El libro ocioso de 31 minutos”.

Versión impresa (click para agrandar)
Versión impresa (click para agrandar)


—¿Quién eres, Bongo Stingo, y quién te crió?

Ehhm, yo soy Bongo Stingo, pensaba que lo sabías. Soy periodista de 31 Minutos y tal vez me recuerden por populares secciones como “Cosas que buscan Cosas” o… en realidad eso es todo lo que he hecho y es muy probable que no me recuerden. En cuanto a quién me crió, debo confesar que una familia de zarigüeyas me encontró adentro de un zapallo en la orilla de un pantano. Ellos me enseñaron todo lo que sé, como deliciosas recetas con lo que encuentras en el tarro de la basura y cómo escapar de los granjeros y perros salvajes.

—¿Qué suceso relevante de tu vida te hizo convertirte en periodista?

Creo que mi madre zarigüeya tuvo una gran influencia en mí. Ella me decía: “Busca un trabajo donde no te persigan los granjeros ni los perros” y cuando encontré la pelusa de moho apestoso que se le había perdido a Huachimingo, él me recomendó con Juanín que me presentó con Tulio. Al principio no quería contratarme, pero cuando le ofrecí trabajar a cambio de una alcantarilla donde dormir me dio una oportunidad. El resto es historia, una triste historia.

—¿Qué te motivó a trabajar en “El libro ocioso de 31 minutos”?

Bueno, aparte del hambre, mi mayor motivación fue cooperar con mi cucharada de fangó a la cultura del ocio. Aunque muchos lo desconozcan, el ocio es una de las actividades más divinas que existen. Es en estos momentos cuando pensamos demencias y dejamos que nuestra mente navegue tranquila, como una zarigüeya sobre la espalda de un hipopótamo. El ocio es nuestro tiempo de no hacer nada para nadie que no seamos nosotros y eso es algo que todos deberían aprender.

En resumen

El Libro Ocioso de 31 Minutos Fue ilustrado por el experto en “rayología y pinturomansia” Andrés Sanhueza, con textos del guionista Daniel Castro. El personaje del noticiero infantil, Bongo Stingo, hijo de una zarigüeya, es quien propone actividades para niños como cortar, rayar, dibujar o hacer títeres con los dedos.