Tulio analiza los años sin 31 Minutos: La TV perdió “glamour” y ganó “producciones árabes” (Emol)

tuliocntv600_11837
Tulio analiza los años de TV sin 31 minutos, en esta entrevista con Emol.


SANTIAGO.- Fue hace casi dos semanas cuando una noticia estremeció a los seguidores de “31 Minutos”: Tulio Triviño, emblemático hombre ancla de ese noticiero, se encontraba recluido en su casa del Balneario de los Poetas y Rostros de Televisión, producto de una crisis de panicosis que ponía en riesgo el anunciado regreso del famoso programa a las pantallas de TVN.

La información corrió como la pólvora y la familia del animador, liderada por su sobrina Patana, debió entonces emitir un comunicado para agradecer la preocupación y pedir respeto ante el “inesperado y difícil momento” que les tocaba enfrentar. Pero ese duro momento parece haber quedado en el pasado, o al menos eso se dejó entrever durante la sorpresiva presentación musical que realizaron Triviño y compañía en plena avenida Providencia, el jueves pasado.

“Gracias al tratamiento de mi doctora, que me recomendó ver mucha televisión y no escuchar a mis amigos, estoy muy bien… Además súmele una alta dosis de búsqueda introspectiva y una gran cantidad de estupefacientes, y por supuesto, el amor de mis amados ociosos, perdón, quiero decir, mis amados fans”, cuenta Tulio en conversación exclusiva con Emol, a sólo horas del debut de la cuarta temporada de “31 Minutos”.

Claro que su rápida mejoría, y el período en que se presentó su enfermedad, llevó a que muchos pensaran que la crisis de panicosis no era más que una estrategia para acaparar atenciones de cara al regreso. “Me insulta que alguien piense que mi estado de salud es un tongo, pero para su tranquilidad le cuento que estoy muy bien, con mucha energía, incluso para luchar contra los molinos de vientos vampiros, y hablar con la muñeca de Flor Bovina, que dice cosas que no puedo repetir”, señala.

Tulio cuenta que en los últimos días, el apoyo que recibió de su entorno fue fundamental en su recuperación. “Todos han sido muy buenos, sobre todo el señor Manguera que vino a mostrarme una foto de mi auto incendiado si no vuelvo a la pantalla esta noche”, confiesa el tío de Patana.

El cuarto ciclo de “31 Minutos” se estrenará esta noche a las 22:05 horas, nueve años después de la temporada anterior. Las razones que terminaron en un paréntesis tan prolongado, son claras para Triviño: “Las propuestas recibidas no estaban a la altura de mi talento y credibilidad”, afirma. Sin embargo, decidió volver este 2014 ante la necesidad de mejorar sus finanzas. “Para ser honesto, lo de la banda me dejó en la ruina. Los pelafustanes que contraté se gastaron todo el dinero, entonces tuve que aceptar el retorno”, apunta.

-¿Qué crees que perdió la gente en estos años sin “31 Minutos” en TV?
-Perdió glamour, decencia, sentido común y un poco de magia. Pero ganó producciones árabes, parrillas fexibles y farándulas tarántulas.

-Ahora van en horario estelar, a las 22:05 horas. ¿Crees que es un espaldarazo que les da el Señor Manguera y los ejecutivos del canal? ¿Sientes que tienes una mayor responsabilidad sobre tus hombros?
-El señor Manguera y los ejecutivos del canal han sido extremadamente gentiles conmigo y, más que un espaldarazo, me han dado un amistoso latigazo en la espalda a modo de advertencia. El mensaje es: “Te queremos mucho, sube el rating o te devolvemos a tu mansión”.

-Mientras “31 Minutos” no estuvo al aire, pasaron cosas relevantes en el ámbito de los noticieros: La mayoría rebajó su duración de 90 a 60 minutos. Como hombre ancla de las noticias, ¿qué te parece la medida?
-Para no contaminarme con otros noticieros, la verdad es que no veo ninguno. Frente al acortamiento de las noticias, opino que mientras no dejen de cubrir temas país, como que la salsa de tomates lleva tomates o que los pollos tienen huevos, está todo bien. Mi lema es: Todo lo que pueda ser dicho en menos palabras debe decirse en 31 minutos.