Tulio Triviño: “Las modas pasan, los rostros de televisión perduran” (El Mercurio)

Tulio Triviño habla de qué ha estado haciendo estos años, su preparación para su regreso a TVN y sus opiniones de la tele actual en esta entrevista con El Mercurio de hoy día.

2014-09-12elmer
Versión impresa. Click para agrandar.

El conductor de “31 minutos” habla de su regreso a TVN y asegura que sigue siendo el rostro más importante de la pantalla.

Patricia Cerda F.

Han pasado once años desde que “31 minutos” revolucionó la televisión con su debut en el bloque de TVN “Tronia”. El noticiero de marionetas, producido por Aplapac y liderado por su rostro ancla Tulio Triviño, daba entonces sus primeros pasos concebido como un programa infantil, con horario de exhibición acotado a los días sábado por la mañana. Pero el boca a boca del público y, sobre todo, el éxito radial paralelo que fueron adquiriendo canciones como “Bailan sin Cesar” y “Mi equilibrio espiritual”, entre muchas otras, comenzaron a configurar un fenómeno televisivo y musical que se mantiene plenamente vigente.

“31 minutos” dejó la pantalla en 2005, pero en estos años ha incursionado en otros escenarios: en 2008 se estrenó “31 minutos, la película”; en 2012 y 2014, los personajes fueron parte del Kidzapalooza, y en 2013 Tulio, Juan Carlos Bodoque, Juanín y compañía se llevaron todos premios en el Festival de Viña. Volver a la televisión era solo cosa de tiempo, y finalmente lo concretarán en octubre próximo en el bloque estelar de TVN.

-Tulio Triviño ha estado casi una década alejado de la televisión. ¿A qué ha dedicado este largo tiempo libre?

“A la inabarcable y eterna búsqueda de mi yo más superficialmente profundo. Me refiero a controlar el autocontrol. Para eso me ha servido mucho la cienciología, fe que sigo profesando, pese a algunas crisis existenciales, y también a la lectura de Pilar Morbo y sus libros de antiayuda. También he vuelto a leer a Jodorowsky; principalmente, “Principito y el marciano”. Esos son mis libros de cabecera, que me iluminan y me sirven para poner mis premios y mis fotos”.

-¿Cuánto ha cambiado en este tiempo? ¿Nos va a sorprender con un nuevo look ?

“He cambiado para ser el mismo, he envejecido para rejuvenecer, he crecido para empequeñecerme y he adquirido una cierta paz interior parecida a la que antecede a las tormentas. Llevando eso al aspecto visible, porque lo invisible no se ve, como decía Nicanor, me verán caer en la Ciudad de la Furia. Las modas pasan, los rostros de televisión perduran”.

-¿Tiene miedo de que el público lo haya olvidado en estos años?

“El olvido no es más que una forma de memoria selectiva, si usted quiere ponerlo en esos términos. La gente me ha olvidado como olvida ponerse los zapatos o lavarse los dientes o apagar el fuego de la cocina, pero una vez que lo recuerda, deja de olvidarlo. Sobre mi sitial, me da lo mismo. Con que me tengan estacionamiento climatizado, barra de sushi de hipocampo y una fotocopiadora láser en mi camarín, basta y sobra”.

-¿Cree que sigue siendo uno de los rostros más importantes de TVN?

“¡Creer! No me ofendas. Los otros no tienen ni el 0,000000004% de fama que tengo yo, según la última encuesta TulioMercado”.

-¿Cuáles son sus principales atributos como rostro informativo?

“Los de siempre: credibilidad, astucia, perspicacia, sagacidad, entretención e información en forma oportuna y veraz. Luego, súmele un mar de conocimientos a un centímetro de profundidad. Y serio glamour “.

-¿Qué le parece que los actuales noticieros de la TV tengan una hora de duración?

“Mientras no tengan 31 minutos, está todo bien. Como decía por ahí algún filósofo, ‘todo lo que debe ser dicho en menos tiempo, debe ser dicho en 31 minutos’. Para el resto, están la farándula y las teleseries nocturnas”.

-¿Qué significó para su carrera el paso por el Festival de Viña 2013?

“Fue una consecuencia lógica del amor y reconocimiento de mi público. Fue una experiencia maravillosa en la que crecí personal y financieramente. Guardo hermosos recuerdos de las fiestas a las que nos invitaban, las guerras de almohadas en el hotel, los gorilas francotiradores que resguardaron mi integridad”.

-¿Se sintió opacado en el Festival por Bodoque y Patana, que demostraron tener arrastre?

“Jamás. Este es un trabajo en equipo en el que todos saben que la estrella soy yo. Bodoque, Patana y quien sea, pueden dormir tranquilos mientras yo sea el que brille”.

Otros conductores de noticias bajo su lupa

Amaro Gómez-Pablos: “Caucásico, bien hablado y bien parecido. Su acento extranjero les da realce a sus transmisiones en directo. Me tiene un poco de envidia, pero lo aprecio”.

Ramón Ulloa: “Muy buen profesor, didáctico y lúdico. Me encantaría que explicara el funcionamiento de las máquinas de afeitar. Me tiene un poco de envidia, pero lo aprecio”.

Iván Núñez: “Lo vi transmitiendo el terremoto de Titiritalca, y le vi un gran manejo en cómo abordar a las personas en estado de shock . Tiene talento para mimetizarse con las masas. Me tiene un poco de envidia, pero lo aprecio”.

José Luis Repenning: “No creo haberlo visto nunca, pero si es el periodista que estoy pensando, quiero decir que confío en las nuevas generaciones y que le tengo un gran aprecio, pese a que seguro debe envidiarme un poco. En todo caso, el Repenning con Já era un gran programa; hace falta”.