Enciclopedia

Guaripolo: “Desde chico fui amado por mi público” (La Segunda)

Artículo de prensa
Título:
Guaripolo: “Desde chico fui amado por mi público”
Autor:
Marcela Soto
Fecha:
2004-08
Fuente:
La Segunda

Guaripolo: “Desde chico fui amado por mi público”

A este “aparecido” personaje de “31 Minutos” no le bastó con alcanzar protagonismo valiéndose de malas artes. Tan agrandado está con el éxito del disco “31 canciones de amor y una canción de Guaripolo”, que en su primer fin de semana a la venta alcanzó disco de oro, que anuncia para el 2004 un programa unipersonal. “Mis invitados me entrevistarán a mí”. A prepararse y que Dios nos libre de su ego, aunque nos asegura: “Soy la persona más humilde del planeta Tierra”.

Por Marcela Soto O.

Si hay algo que reconocerle a Guaripolo, el lanudo y rojo personaje de “31 Minutos”, es su alta autoestima, un ego envidiable, del que da cuenta en cada una de sus intervenciones. El, que se define como el “personaje favorito” de los niños que siguen este espacio de TVN por más turbia que resulte la encuesta que así lo indicagoza por estos días del dividendo y la fama asociada al éxito de ventas del disco “31 canciones de amor y una canción de Guaripolo”, que alcanzó disco de oro en su primer fin de semana en las estanterías. Fiel al discurso que le enseñó su abogado, no hay caso que asuma que robó el master de esa producción musical, en la que se puso como foto de portada.

Una popularidad que, asegura, no le llegó de sorpresa: nació con ella. “Desde chico fui amado por mi público, dicen que fui la guagua más popular de la maternidad donde me tuvo mi santa madre. A mi nacimiento asistió gran cantidad de público y sesenta y tres reyes magos, según cuenta el insigne escritor Sopapiglobo en mi Autobiografía”.

Lo de la infancia me interesa particularmente ya que usted se proclama el personaje favorito de los niños de “31 Minutos”.

No quiero enseñarte a hacer tu trabajo, muñeca, pero deberías estar más informada: a mí me proclamó mi público como el favorito indiscutido, plenipotenciario y total, yo sólo acato la decisión del pueblo con humildad. Probablemente soy la persona más humilde del planeta Tierra.

En esa lógica, ¿qué características debe tener un personaje de TV para ser el favorito de un niño?

Primero que todo, hay que ser popular. Uno nace así. Después hay que hipnotizar a los niños con métodos semilegales y a través de mensajes ocultos en la televisión. En algunos países no se puede, sus leyes son prehistóricas.

Dejemos su ego a un lado y dígame, ¿cuál es la figura televisiva que usted más admira?

Sin duda el gran Sopapiglobo, como ayudante oficial mío, que en su labor de asistirme en todo se ha convertido en una de las grandes figuras televisivas mundiales. Sólo le falta aparecer en pantalla.

¿Qué carrera televisiva le gustaría reeditar, parecerse a quién?

Siendo yo mismo un líder, es difícil pensar en alguien más. Pero creo que el único gran comunicador que ha existido en este país es el tío Horacio, que fue sacado de la televisión por gente ignorante. Todo lo que aprendí de niño lo aprendí en su maravilloso programa. ¿Ves esta cicatriz que tengo en el ojo? Me la hice con una de las gomitas de sabores marca “Tío Horacio”.

Usted, perdóneme, es un aparecido en televisión. ¿No cree que hoy la TV está llena de tipos como usted?

Ellos no son populares. Salen en portadas de suplementos del día viernes y después todos los olvidan. Mi caso es distinto.

Su fama arranca de un hecho bien poco ejemplar. Se le acusa de robar. ¿Qué opinión tiene al respecto?

Lo único que he robado es el corazón de los niños. Esa frase me la enseñó mi abogado para cuando me preguntaran esto.

¿Podría ser un ladrón el personaje favorito de un niño?

Mi abogado me aconseja no contestar esta pregunta.

¿No lamenta no haber estado presente en el disco debut, haber sido parte de la novedad del 2003?

Para nada: en esos momentos me encontraba viviendo una de mis más importantes aventuras, el Viaje al Centro de la Tierra, con mi amigo Sopapiglobo. Ahí descubrimos una nueva clase de rocas y que nuestro planeta, probablemente, tiene más de cien años. Cuando estoy consagrado a la ciencia, me olvido del arte.

¿Por qué no apareció en la carátula de ese disco?

Ese disco era una obra de aficionados, no estaba a mi nivel.

¿Y por qué escoge el 2004 para hacer su irrupción? ¿Qué pasó?

Era el momento de mostrar mi talento artístico después de años de beneficiar a otras disciplinas, como la ciencia, la arquitectura, la carpetística y la taquigrafía. Además, los habitantes del Centro de la Tierra nos expulsaron a Sopapiglobo y a mí cuando tratamos de poner un video club en sus cavernas sagradas.

¿No le baja los humos ser el rostro de una segunda parte (digamos segundo disco)?

Para los aficionados a ese programita, tal vez. Pero para todos mis seguidores, éste no es un segundo disco: es el primer disco de Guaripolo.

Independiente de que no reconozca que robó el trabajo de otros, ¿se siente usted representando al chileno oportunista?

No conozco a ese caballero, nunca me he topado con él. Pero yo sólo me represento a mí mismo.

¿No le complica el haberse ganado un lugar a la mala? ¿Se inspiró en alguién para recurrir a ese artilugio?

Yo siempre pienso en mi público, todas aquellas juveniles orejas que no hubieran podido deleitarse con la gran calidad de mi “canción mala”, y digo: valió la pena.

¿Usted cree que a la buena no se pueden conseguir grandes cosas?

Oh, claro, hacer largas colas en el banco e irse parado en la micro.

¿Qué opinión tiene de la práctica tan chilena de robarles la idea a otros?

Apuesto que esa pregunta la sacaste de otra entrevista, nena.

¿Y cómo va su vida afectiva?, hace poco Tulio nos mostró su faceta romántica.

Hay en el programa una pajarita verde que está bastante bien. Pero me tienen prohibido contar mis andanzas, tendrán que ver qué pasa entre yo y ella en la Trilogía Espacial de 31 Minutos, que empieza mañana y la culminación de nuestro romance en la Fiesta en la casa de Juanín.

Quiéralo o no, su aspiración parece ser figurar, ¿cuál es la gracia de ser conocido?

La fama tiene muchos beneficios. Las cajeras del supermercado me coquetean y la última vez que fui preso me cambiaban las sábanas todos los días.

¿Ha tomado resguardos para evitar el acoso o la sobreexposición?

Mi guardaespaldas Sopapiglobo se hace cargo de un completo operativo de seguridad cada vez que muevo un dedo. Es agotador, pero necesario. En el último descuido, las fans se metieron a mi casa y se comieron hasta la comida del perro.

¿Tulio ha resentido su aparición? ¿Cómo ha sido el tema de los celos con sus colegas?

¿Tulio es el cara de mono? Yo pensaba que se llamaba Eusebio. Bueno, en general, en el programa se da un ambiente de sana envidia. Cuando se dieron cuenta de que no podían competir conmigo, siguieron haciéndose zancadillas entre ellos. Pero yo estoy aparte de esas cosas, principalmente porque casi ni me dejan entrar al canal.

Considerando el título del disco, ¿cuáles son las canciones de amor de Guaripolo?

Las canciones que le canto al oído a la Pájara Verde, mi chica. Son privadas, pero basadas en el respeto.

¿Y qué tan buena es su “canción mala” ?

Es excelente, su letra muestra mi gran preocupación por el destino del mundo. Aprovecho de hacer una crítica muy profunda contra las ballenas y las alcayotas, las cuales deberían ser eliminadas de la faz del planeta.

¿Por qué aún no figura en el ranking? ¿Hay algún problema con Policarpo?

Ese pelado envidioso y vil intentó que mi canción ni siquiera saliera en el disco. Por eso tuve que hacerme cargo de la edición a sus espaldas. Lo hice por los niños.

En cuanto a su relación con sus demás compañeros, ¿quiénes son sus aliados?

El blanquito es casi amigo mío. Los otros no me hablan, pero sé que me admiran por el modo respetuoso que tienen para echarme del canal. Pero mi mayor aliado es Sopapiglobo, el cual me acompaña en todas mis aventuras.

¿Ha sentido el desprecio de alguno, y si es así en qué lo ha notado?

El conejo rojo me mira con envidia, todo porque una vez lo reemplacé en su nota verde y me salió mucho mejor y más educativa, aunque nadie me lo reconoció. Todo porque tuve que golpear a unos osos pandas que se negaban a extinguirse.

¿Qué otra canción, aparte de la suya, por cierto, es su favorita y por qué?

Mis canciones favoritas son el clásico “Boing Boing”, del querido tío Horacio, y “Objeción Denegada”, magistral pieza musical interpretada por mi abogado, Juan Pablo Sopa.

¿Qué mérito le concede a Tommy Rey? ¿No ha pensado en tomar clases de canto con él?

Creo que ese señor canta muy bien, casi tanto como yo.

¿Qué hará para que el próximo año siga siendo el personaje favorito de los niños?

Seguir siendo simpático y divertido, y tenderles trampas a todos los personajes nuevos que traten de acaparar la atención.

¿Podría anticiparnos cuál será el próximo paso en su carrera?

Mi propio programa de conversación, el cual será distinto a todos los demás, ya que no entrevistaré a nadie. Más bien, mis invitados me harán preguntas y yo las contestaré con mi humildad que me caracteriza.

“31 minutos”  vuelven capítulos nuevos

“31 Minutos”, el espacio de la productora APLAPLAC que se convirtiera en un verdadero fenómeno el año pasado, partió esta temporada cambiándose para los sábados en la noche (y repetición al sábado siguiente en la mañana). En las últimas semanas, tres galas de “Rojo” los desplazaron de las pantallas de TVN. Pero el receso se termina mañana: regresan con capítulos nuevos.

Entre tanto, Guaripolo, un personaje que apareció alguna vez entre los cientos de encuestados de Mico el micrófono, se ha convertido en el boom 2004. Su propia presentación dice: “Soy Guaripolo, el personaje favorito de los niños de “31 Minutos””.