Enciclopedia

Los Títeres Periodistas cuentan sus mayores secretos (Las Últimas Noticias)

Artículo de prensa
Título:
Los Títeres Periodistas cuentan sus mayores secretos
Autor:
Rodrigo Castillo
Fecha:
2003-05-31
Fuente:
Las Últimas Noticias

Hablan los artistas que ayudan a crear el programa “31 Minutos”

Los Títeres Periodistas cuentan sus mayores secretos

Amigos de toda la vida, Rodrigo Salinas, Matías Iglesis y Daniel Castro aportan ideas, talento e ingenio a la realización del aplaudido noticiero protagonizado por muñecos.

Rodrigo Castillo R.

Fanático de los Muppets y, específicamente, de la inefable Rana René, el artista Rodrigo Salinas siente que ha cumplido un sueño al convertirse —junto con sus amigos y colegas Matías Iglesis y Daniel Castro— en parte del equipo encargado de dar vida a los muñecos que protagonizan el notable programa-noticiero infantil “31 minutos”, que transmite TVN.

“Desde chico me gustaba disfrazarme de la Rana René, e incluso el logotipo de La nueva gráfica chilena, el coletivo multidisciplinario que formamos con Matías, Daniel y otros amigos, era un dibujo de la Rana René amarrada con una cuerda”, comenta el autor, quien el año pasado alcanzó cierta notoriedad cuando publicó un delirante cómic en el que ofrecía su propia versión de la vida de Arturo Prat.

El trío se incorporó a la producción de “31 minutos” cuando el periodista y dibujante Pedro Peirano -creador, junto con Álvaro Díaz, de ése y otros aplaudidos productos televisivos- invitó a Salinas y a algunos de sus amigos del grupo La nueva gráfica chilena a “hablar de negocios”. Tras una charla preliminar, Salinas y Castro pasaron a ayudar a Díaz y Peirano en la escritura de los guiones y en la realización del imaginativo programa.

Iglesis, en tanto, se hizo cargo de la dirección de arte: “Yo me ocupo de la visualidad del programa, desde la creación del logotipo y la invención de personajes, escenografías y elementos gráficos hasta el diseño y la reparación de los títeres”, explica el hombre, quien ha tenido que aguzar su ingenio para crear muñecos que, además de desempeñarse en una sala de prensa, sean capaces de reportear en terreno.

En su papel de director de arte, Iglesis también tomó la trascendental decisión de convertir al bohemio periodista Juan Carlos Bodoque -que en el proyecto original era una rana- en el conejo rojo que todos los espectadores conocen ahora. “No quise que lo confundieran con la Rana René, y además me interesaba que fuera un animal que, por su color, no tuviera nada que ver con lo que se encuentra en la naturaleza”, comenta.

“Matías también tuvo que inventar una colección de personajes básicamente iguales y con rasgos intercambiables hechos de velcro, porque llegó un momento en que se nos agotó la variedad de peluches y monos de cumpleaños que usábamos en las escenas que requerían extras”, añade Salinas.

¿No existe el riesgo de que alguien descubra que algunos personajes sólo se diferencian entre sí porque les despegaron el bigote o el pelo?

Iglesis: -Sí, pero eso es divertido.

Salinas: -Claro, eso ya es trivia para que se entretengan las personas que ven todos los capítulos.

La temible titiritosis

Las labores que Rodrigo Salinas, Matías Iglesis y Daniel Castro cumplen en “31 minutos” no se agotan en la sala de redacción o en la mesa de dibujo: el trío, además, debe ayudar a Pedro Peirano y a Álvaro en la labor de manipular los diversos títeres que aparecen en el programa.

Aunque no especifican cuáles son los personajes que les han sido asignados (“es necesario mantener la magia”, argumentan), los tres artistas sí están dispuestos a comentar los aspectos más sacrificados del oficio que han debido aprender.

“La mitad de esta pega la pasamos en el suelo o de guata y estirando hacia arriba el brazo en que nos ponemos el títere. Eso tiene sus consecuencias musculares, y de hecho Pedro ya habla de titiritosis, que es el agarrotamiento que sientes después de las grabaciones”, cuenta Salinas.