Enciclopedia

«Mal podría decir yo que he fracasado alguna vez» (The Clinic)

Artículo de prensa
Título:
"Mal podría decir yo que he fracasado alguna vez"
Fecha:
2012-04-05
Fuente:
The Clinic

Tulio Triviño, tras su éxito en Lollapalooza:

«Mal podría decir yo que he fracasado alguna vez»

A Tulio y sus músicos de 31 minutos les fue macanudo en Lollapalooza, haciendo menear el esqueleto a miles de niños, padres y apoderados. Acá, Tulio desmiente affaire con Bjork.

Tulio, se lo vio bailando algo tieso en Lollapalooza, un poco al estilo de Kike Morandé: ¿dónde aprendió a bailar? ¿Alguna autocrítica?

—Perdón, no sé a quién se refiere con eso de «tieso» ni con eso de «Morandé» ni mucho menos con eso de «autoalgo»: ¿De qué medio es usted, jovencito?

De The Clinic, ¿lo conoce?

—No, pero espero que no se trate de ese medio ofensivo que publica sólo leseras para vagos de pelo largo que no les gusta nada. Pero bueno, adelante, escucho sus preguntas. Recuerde que tengo sólo 5 minutos pues me espera El Alarmista de Titirilquén, Los Últimos Rumores de Titirilahue y el prestigioso Decano de Titiritalca.

¿No cree que al cantar desperfila su carrera como exitoso conductor de noticias?

—Mire, esto no se trata de éxito, se trata de credibilidad, le recuerdo que soy el lector de noticias más creíble de la televisión mundial. Luego, si a eso le sumamos mis condiciones innatas de barítono medular, no veo cuál es el problema de entregarle cultura a la gente y forrarme en millones. Tengo una mansión de chocolate que mantener. Finalmente, hay muchos ejemplos de connotados títeres que han incursionado en la música como la regia y rubia Cucaracha Besoaín y el futbolista Batelo Comaciotti, entre otros.

A propósito, ¿nunca ha tenido la pesadilla de terminar vendiento propiedades en el canal TV del portal inmobiliario, como Jorge Díaz u otros?

—Nuevamente, no sé a quién se refiere, pero le diré una cosa: la fama es un producto de muchas cosas, entre ellas el fracaso. Mal podría decir yo que he fracasado alguna vez, pero jamás olvidaré mi paso como rostro del delicioso alimento de ratones Ratol o cuando «Cebollas me Encanta» se apropió del programa y mi dignidad. Mucho menos cuando me despidieron por decir que no compartiría jamás el escenario con alguien que me opacara, como ese tal Chispote, tan famoso en estos días.

Aparte de 31 minutos, ¿qué artista lo deslumbró en Lollapalooza?

—Me gustó mucho Rod Blablibla, Los Escarabajos Coléricos y la balada irlandesa de los Fly Flaites. Creo que disfruté un poco del show de una mujer de rasgos asiáticos, pero me quedé dormido.

¿Con este éxito no ha pensado en lanzarse con una carrera política? Se vienen las municipales…

—No lo descarto, me lo han ofrecido miles de veces. Y perdone, no hablo de simples consejalías, le hablo de ofertas de ser presidente. Todas las he rechazado porque como dice Mario, todos somos títeres y la política nos desune. Además, pagan poco y te hacen trabajar mucho.

¿A quién le dedica este éxito?

—A toda mi banda querida: a mi hermano el guitarrista… al que toca eso como tambores, a los hermanos no sé cuánto que tocan no sé qué y ami mejor amigo, el pianista. Son tantos, que no recuerdo sus nombres. Pero recuerde joven, uno sólo es la cara visible de un trabajo en equipo producido, liderado, creado y ejecutado por mí.

Tal vez las hizo mientras yo estaba orinando, pero no le oí alguna referencia a los movimientos sociales en sus conciertos; ¿se desmarca de ellos o calla porque teme ser tildado de populista u oportunista?

–¿Qué se ha imaginado con esa pregunta? ¿Le parece correcto decir que orina? ¿Por qué yo tengo que escuchar esas cosas y manejar esa información? Perdone, deme unos minutos porque voy al baño a descargar un archivo sumamente pesado que parece que tiene un virus. (…)

Ok, retomemos Tulio. ¿Cómo cree que ha actuado la prensa en los últimos acontecimientos del país?

—Con el mismo profesionalismo y rigurosidad que siempre. Es decir, no sé. No veo televisión ni consumo farándula. Como decía ese notable actor mafioso: «no consumas lo que vendes «.

¿Qué le parece la Camila Vallejo?

—Que tiene un apellido muy chistoso y que me recuerda a mi hermana mayor. Una títere respetable, seria y desconocida.

¿Tocaría en Norcorea? ¿En Cuba? ¿En el Cerro Castillo?

—Podría ser después de la gira que haremos en Titililquén, Titiritalca y Titirilahue. Luego, tendría que saber dónde quedan esos países y si me exigen vacunarme. Odio las inyecciones.

¿Se viene la internacionalización de su carrera? ¿Tienen ofertas del extranjero?

—Tenemos ofertas de todo el mundo. No quiero adelantarlas porque no tenemos ningún contrato cerrado. Sólo diré que estamos reformulando el show para hacerlo sinfónico, lounge, acústico, altiplánico y en pascuense con raíces originarias el polo norte. También que cobramos carísimo.

¿Se ha sentido muy acosado por mujeres tras estos nuevos éxitos que está teniendo?

—Mire, de mi vida privada no hablo desde que Cindy filtró a la prensa unas fotos tremendamente comprometedoras en las que aparecía haciendo dormir a mis tomates con mi traje de ratoncito. Eso dañó mi imagen así es que mejor paso. Sólo diré que mi corazón de género está tranquilo.

¿Es cierto, como se rumorea, que se lo vio entrando al camarín de Bjork?

—No sé de quién me habla.

¿Qué lee Tulio en sus ratos libres? ¿Gusta del cine chileno? ¿Es cierto que planea hacer un concierto en conjunto con Rodrigo Eitel?

—¿Cuál es el afán de poner en mi boca nombres de títeres que no conozco? Mi jovenb, una de las claves de mi éxito ha sido olvidarme de mis orígenes, renegar de mi familia y jamás colgarme de la fama de nadie. En cuanto a la lectura, no hay noche en que Juanín no me llame para leerme al teléfono ese formidable libro que habla de un escudero que lucha contra molinos de vientos, vampiros y que está enamorado de una mujer de dulce. Fantástico.